6/14/2022

'Mindful eating'

¡Refrescante y saludable receta para el verano!

Muchas de vosotras habréis oído algo sobre el mindfulness, ser plenamente conscientes de la actividad que se está realizando, con plena concentración y comprensión del momento, sin interferencia de otros pensamientos. Una variante de este tipo de ejercicio es el conocido como mindful eating, es decir, no sólo tener en cuenta lo que comemos, sino cómo comemos.

Un enfoque holístico –en la totalidad del contexto que nos rodea– ayuda a dar más contexto al porqué de nuestra alimentación; a nuestra ansiedad o necesidad por comer según qué productos en concreto; por qué algunas comidas pueden resultar indigestas; y qué relación tienen algunas emociones con nuestra comida. Por ejemplo, ¿cuántas de nosotras comemos con el móvil en la mano o mirando la televisión? ¿O comer un tupper saludable en el trabajo y que se nos indigeste porque lo hemos hecho con prisas y estrés?

Si somos capaces de frenar los pensamientos, actividades y los centenares de estímulos que tenemos durante el día a día y centrándonos en la comida que estamos llevando a cabo, conseguiremos más calma, serenidad y paz espiritual.

¿Y cómo podemos conseguirlo? Aquí tenéis varios consejos interesantes:

  1. Poco a poco y sin prisas: dedicad un rato a comer. No lo hagáis en 10 minutos y correr a hacer otros quehaceres; se os puede indigestar.
  2. Masticad bien: se recomienda masticar un mínimo de 20-25 veces cada bocadao.. ¡Tragar casi directo no ayuda!
  3. El tenedor, que descanse: entre bocado y bocado, mientras masticáis, dejad los cubiertos en el plato.
  4. Bocados pequeños: cuanto más pequeños sean los bocados que hagáis, mejor: se come con más calma y se saborea mejor la comida.
  5. Tragad totalmente antes de volver a comer: así no tragaréis aire.
  6. Sin estímulos, sin distracciones: móviles, televisiones y otros estímulos (como trabajar mientras coméis) no son de ayuda para comer con calma. ¡Y nada de trabajar mientras coméis!
  7. ¡En la mesa! Sentaos en la mesa, y no comer de pie, en el sofá o en la mesa del trabajo.
  8. Buena compañía: no estresarse comiendo es importante; y la compañía durante la comida también ayuda mucho.
  9. No cruzar las piernas: el sistema digestivo y sus órganos necesitan espacio para trabajar adecuadamente. No os dobléis sobre vosotras mismas o adoptéis otras posturas que forzará vuestros órganos a funcionar peor de lo que deberían.
  10. Comer con todos los sentidos: el sabor de la comida se combina con la vista, el tacto, el olor e incluso el oído. ¡Centraos!

¿Qué os parece? ¿Practicamos un poco más mindful eating?

Volver al listado